Logotipo de FEACEM, volver a la portada

Federación Empresarial Española de Asociaciones de Centros Especiales de Empleo

01/10/2008

Boletín mensual

Reportaje

Imagen de un CEE dedicado a la lavandería Muchos CEE apuestan por esta actividad

Lavanderías en los CEE: un sector sin ninguna mancha

Por Carlos Carrasco

En la revista de FEACEM hemos comprobado de primera mano el buen resultado de sectores como el call center, las artes gráficas o las nuevas tecnologías en los CEE. Es hora de que nos fijemos en un ámbito que cuenta con un importante número de CEE repartidos por la geografía española y que tiene mucho que contar: el sector de las lavanderías.  

Son muchos los CEE que ven en las lavanderías, a mayor o menor escala, una buena oportunidad para abrirse paso en el mercado, mientras proporcionan un empleo de calidad a personas con discapacidad. Quizá, las lavanderías no llamen tanto la atención como otros sectores relacionados con las nuevas tecnologías, pero no podemos olvidarnos de que se trata de un campo con mucha historia y mucho futuro por delante. Observemos a continuación algunos CEE que se dedican a ello. 


CEE Fundación Madre de la Esperanza: buscando consolidarse en el mercado

El CEE de Fundación Madre de la Esperanza se fundó en 1999 en la localidad toledana de Talavera de la Reina. Sin embargo, el origen de esta empresa se remonta a un Centro Ocupacional que lleva funcionando desde 1974. En la actualidad, ambas instituciones se complementan en las distintas tareas que realizan en el CEE.


Junto a las actividades propias de una lavandería, se dedican también al sector del manipulado y retractilado de productos de cosmética.


“Nuestra prioridad es adaptar el puesto de trabajo a la persona y no al contrario. Queremos maximizar el rendimiento de todas las personas, según su capacidad de trabajo e intentamos consolidar lo logrado durante estos años”, apunta Alfonso Agüero, responsable del área de empleo del CEE de la Fundación.


En esta lavandería trabajan unas quince personas con discapacidad, de las cuales doce tienen discapacidad intelectual y tres, física. “Lo importante para nosotros es ofrecer la máxima calidad de servicio a nuestros clientes y, además, demostrar al resto de empresas y a la sociedad que las personas con discapacidad pueden realizar un trabajo igual o mejor que otra persona sin ella. Muchas empresas desconocen el potencial de trabajo que pueden alcanzar nuestros empleados”, asevera Agüero.


Entre sus clientes podemos encontrar campos de golf, residencias universitarias casas de campo, peluquerías… “Trabajamos sobre todo con ropa plana, aunque en menor medida también lo hacemos con ropas de forma. Desde esta empresa indican que uno  de sus principales clientes es la firma de cosméticos Unilever. Están pensando en ampliar turnos porque según afirman las perspectivas de futuro son “bastante buenas” e intentarán captar nuevos clientes. Además, según afirman que el servicio de lavandería que prestan les permite autogestionarse.  


CEE “La Higiénica”: rentabilidad unida a compromiso social

Este CEE inició sus actividades en 1995 en la localidad madrileña de Mejorada del Campo con el objetivo de “conjugar la integración laboral de personas con discapacidad con la rentabilidad de la empresa”. En “La Higiénica” trabajan un total de 40 empleados, de los cuales 32 tienen alguna discapacidad. Su gerente, José Luis Sáez señala que el sector de lavandería ofrece buenas oportunidades de empleo, especialmente para personas con discapacidad psíquica porque “desde nuestra experiencia observamos que la eficiencia y capacidad de trabajo de estos empleados puede llegar a ser muy alta”, indica Sáez.


Sáez asegura que, desde el momento en que los trabajadores superan el periodo de prueba de dos meses, se les ofrece un contrato indefinido y además, están en contacto con asociaciones de personas con discapacidad para la incorporación de nuevos empleados, porque su plantilla se va incrementando con el paso de los años. No utilizan unidades de apoyo porque ninguno de sus empleados lo requiere. “Simplemente les enseñamos a realizar las tareas y cuando están listos, se ponen a trabajar”, cuenta Sáez.


Entre los principales clientes de este CEE se encuentran hoteles, casas rurales y algunos restaurantes de la localidad. Para el futuro su intención es la de “seguir creciendo siempre que el mercado lo permita, mantener nuestros clientes y conseguir algunos nuevos”.


CEE La Paz: especializados en el sector hospitalario

En Andalucía, este CEE ofrece servicios de lavandería a varios hospitales de la Orden de San Juan de Dios, repartidos por varias localidades de la provincia. Tuvo su origen en la Fundación Padre Miguel García, que decidió constituirlo en el año 2003, con  para facilitar la inserción laboral de personas con discapacidad.


En La Paz prestan todo tipo de ropa hospitalaria a esta red de centros sanitarios andaluza. “Trabajamos con ellos gracias a un sistema de  leasing(préstamo de ropa a sus clientes), de forma que les prestamos la ropa, la lavamos, la llevamos y la recogemos…”, comenta el gerente del centro José Luis Fernández.


Fernández señala que para las personas con discapacidad psíquica la lavandería puede ser el sector ideal porque “su rendimiento mejora cada día, su compromiso con la tarea que realizan es muy alto y con las adaptaciones adecuadas su trabajo es óptimo. La mitad de nuestros empleados posee discapacidad intelectual y trabajamos de lunes a viernes, un máximo de 37 horas semanales”, apunta el responsable de este CEE.


Desde su fundación han logrado ya dos certificaciones, la 14001: medioambiente y la 9001: gestión de calidad. Fernández  manifiesta su deseo de seguir mejorando la calidad de los servicios que prestan, así como las infraestructuras y la atención prestada a sus trabajadores. Es necesario poner atención a la rentabilidad, pero también al modelo social de nuestra empresa”, matiza Fernández.


CEE Goiar: prestando un servicio a la altura del mercado

Este CEE es el más veterano de todos con los  que hemos contactado, pues comenzó su andadura como empresa de lavandería en 1987, siendo la cuarta parte de lo que es hoy en día. Desde ese año hasta 1999 hubo sucesivas ampliaciones,  y  a  realizamos la expansión definitiva al ubicarse en nuestra nave actual de Oiartzun con una superficie de 1.500 metros cuadrados. En 2002 se modernizaron los equipos, colocaron túneles de lavado…Actualmente cuentan con  tres lavanderías en Oiartzun, Zumárraga y Arana.


Entre todas las instalaciones reúnen a unos 130 trabajadores (110 de ellos, con alguna discapacidad). La inmensa mayoría de sus clientes son residencias de estudiantes, de ancianos, clínicas y hospitales. “Nuestros trabajadores con discapacidad son perfectamente autónomos y capaces para ofrecer unos estándares de calidad en el servicio a la altura del mercado de lavanderías”, manifiesta José Luis Maza, gerente de Goiar.


Para demostrarlo, esta lavandería industrial está certificada por la empresa DNV con el 9001, de sistema de gestión de la calidad. Maza asegura que con esta certificación se “demuestra que el trabajo que prestamos es de calidad y supone una verdadera garantía para el cliente”. Además, en Goiar también disponen de personal de apoyo a sus empleados. “Tenemos una persona  que presta apoyo a nuestros empleados por si alguno de ellos tiene algún problema  personal o le ocurre algo”, apunta Maza.


En cuanto a los próximos años el director de Goiar se muestra  optimista al indicar que “en nuestro sector al trabajar con residencias y hospitales, no creo que nos veamos afectados por la crisis económica”.


CEE Aquasec : comenzando con ilusión;

Aquasec es una lavandería industrial ubicada en la zona de Sevilla, que lleva funcionando como CEE desde hace sólo dos años: “teníamos la lavandería industrial y pensamos que convertirla en un CEE podría suponer una buena oportunidad para, además de conseguir la rentabilidad empresarial, generar empleo para personas con discapacidad”, afirma Isabel Miranda, gerente del CEE Aquasec.


En esta empresa trabajan catorce personas  con discapacidad, de las cuales once tienen discapacidad psíquica y tres física. Las labores de estos empleados van desde la separación de ropa hasta las labores de reparto, pasando por la puesta en funcionamiento de lavadoras o el planchado. Entre su clientela, encontramos hoteles y restaurantes de la provincia de Sevilla.


“Aún no tenemos premios ni certificados, pero esperamos seguir trabajando y prestar el mejor servicio posible a nuestros clientes”. Para ello, “colaboramos  con asociaciones de personas con discapacidad para incorporar a nuevo personal”, apunta Miranda.

"Muchas empresas desconocen el potencial de las personas con discapacidad" Instalaciones de un CEE dedicado a la lavandería "Muchos de estos CEE poseen varios certificados" Trabajadora de una lavandería manipulando maquinaria "Las perspectivas de futuro del sector son positivas"
Realizado por SERVIMEDIA S.A.